SR PERRO EN NAVAJA

2 1

Original y simpático, Navaja es un local bonito y luminoso donde comer realmente bien junto a tu can. Inspiración y productos gallegos pero con un tamiz muy diferente, entre latinoamericano y asiático. Puedes picar unas navajas nikkei riquísimas, ceviche, tataki de atún… Tienen chorizos y salchichones francamente espectaculares, también de Galicia. Es el lugar perfecto para compartir unas tapas de calidad en buena compañía. Ojo, si vas a irve pronto se llena muuuuy rápido.

 

Navaja un restaurante de alma gallega con platos atrevidos. Plateselector

El mejor producto gallego cocinado con técnicas del mundo. Esta sería la mejor definición del Navaja, un restaurante situado en Malasaña y creado por Libia y Álex, dos amigos gallegos emigrados a Madrid que decidieron juntar sus fuerzas para sacar adelante un proyecto en común: un restaurante de alma gallega con platos atrevidos.Navaja-Pulpo-2-1024x685
Álex y Libia han puesto todo su corazón en este proyecto. Conocen muy bien los productos, y no dudan en defenderlos a capa y espada. Tienen razones suficientes para convencerte de por qué las navajas, los mejillones o los chorizos deben ser gallegos. Pero en sus platos no encontrarás una cocina tradicional gallega. En cada uno de ellos podrás apreciar la morriña gallega aderezada con otras culturas, principalmente la asiática y la latinoamericana, que los han ido conquistando a lo largo de su vida.Navaja-Navaja-1024x685
La cocina de Navaja es ininterrumpida, perfecta para un ambiente como el que han creado. Su local está dividido en dos: el principal, ideal para una reunión con amigos; y un comedor más “íntimo” en la parte trasera. Su diseño es retro y con toques rústicos. No te esperes de Navaja un restaurante de postín, Álex y Libia son más cercanos a la informalidad de los tradicionales furanchos gallegos. Además, defienden la finger food, es decir, mánchate las manos disfrutando de tu plato.Navaja-Espacio-3-1024x685
Por su filosofía, no trabajan con una carta cerrada, sino que ofrecen siempre productos de temporada, y continuamente están trabajando para crear nuevas propuestas culinarias. Por eso, el Navaja de hoy no se parece en nada al del día en el que abrió. Este restaurante evoluciona día tras día para sorprender a todos los que deciden acercarse a este rincón de Malasaña.Navaja-Cangrejo-1024x685

Es esta continua evolución lo que los ha llevado a crear Katana, un serviciode catering moderno. “Con Katana intentamos deslocalizar la cocina adaptándonos a las necesidades de nuestros clientes”, esta es la mejor definición que encuentra Álex para definir un nuevo servicio camaleónico que se adapta totalmente al lugar en el que deban servir.Navaja-Espacio-5-1024x685

No hay duda de que estos gallegos están conquistando el escenario gastronómico de Malasaña, convirtiéndose en un imprescindible en la calle Valverde y para muchos de los vecinos que pasan por allí cada semana.

Navaja-Espacio-6-1

NAVAJA, COCINA GALLEGA CON ACTITUD MALASAÑERA. MADRID DIFERENTE

Cuando un producto es bueno, se puede tomar de dos maneras: al natural o con algún que otro artificio. Y Navaja, pequeño restaurante abierto en Malasaña, apuesta por esta segunda opción. Lo suyo es gastronomía tradicional gallega, elaborada con ingredientes frescos y de temporada, y cocinados según las técnicas culinarias de la tierra. Pero con algo más: un toque latinoamericano y asiático que no para de dar que hablar en el barrio.

Todo tiene su por qué. Las raíces de Navaja son gallegas y surge, precisamente, de la devoción y añoranza que sienten sus socios, Álex y Libia, dos jóvenes que han vivido, visto y probado otras formas de cocinar durante el tiempo que han pasado fuera de casa. Ahora están en Madrid y dedican Navaja a esos emigrantes gallegos que, como ellos, viven lejos de su terra. ¿Qué mejor homenaje que acercarles sus mariscos, sus carnes, sus embutidos e, incluso, sus secretos? Porque hasta los tiempos de cocción son tan auténticos como los de sus antepasados.
Navajas nikkei y vino albariño.

Navaja-01

La originalidad reside en la acertada combinación de ingredientes (entre los que sobresalen cilantro, panko, ají, jenjibre, cúrcuma, alga nori o wasabi) y de cocinas, donde predomina la nikkei -japonesa con influencia peruana. El resultado es una carta de mestizaje, en la que no suele haber más de 12 platos, dividida en tres secciones: platos de finger food, para un picoteo inicial a base de navajas marinadas en leche de tigre, ostras fresquísimas o xoubas (sardinas) con panko, de sabor intenso y muy crocante; propuestas nikkei, donde se encuentran delicias como el tiradito, el ceviche o el aguachile; y, por último, otros platos más contundentes, como el estofado norteño o los embutidos con su inconfundible sabor ahumado.Navaja-17

La recomendación es que, a la hora de pedir, sigamos este orden para que la experiencia gastronómica sea lo más placentera posible, teniendo en cuenta, además, que las raciones son generosas, pensadas para compartir entre tres personas. Y para rematar, debemos combinarlo con un vino -sobresalen las uvas gallegas, como Godello, Alvariño o Ribeiro- o un cóctel de la carta diseñada por Igor Lameiras, en la que hay propuestas tan apetecibles como su bloody mary, con infusión de hoja de lima, kaffir y ají amarillo, además de mezcales y pisco sour,como no.

Panoramica1La cocina de Navaja es ininterrumpida, muy adecuada para un ambiente distendido como éste que, en realidad, está dividido en dos espacios: uno principal, diseñado casi como un punto de encuentro para quedar con amigos, similar a un ‘furancho‘ gallego; y un saloncito interior más íntimo y con aforo más limitado, por lo que quien quiera conseguir una mesa en este espacio más tranquilo, debe reservar con antelación. Y en cuanto al diseño, muy retro con toques de estética campesina y aires de cafetería vintage, acorde con la filosofía del lugar y la personalidad de sus dueños, dos gallegos de nacimiento pero con una actitud muy malasañera. Como Navaja.

NAVAJA, RESTAURANTE FUSIÓN EN MALASAÑA. MADRIDCOOOLBLOG.

La cocina fusión del restaurante Navaja en Malasaña ha conseguido que en menos de 4 meses ya haya salido en Vogue o Harper’s Bazaar, lo que es sinónimo de que es uno de los restaurantes más a la última de Madrid, y en AD, que implica un interiorismo de calidad, y que como ellos dicen tiene “espíritu de Malasaña”. Pero es que además no se queda simplemente en un mero local de moda sí-por-que-si o en uno más de los nuevos locales que se abren muy estilosos pero sin contenido. ¿O es que conoces muchos restaurantes de cocina fusión gallego-peruana?

navaja-restaurante-fusion-en-malasana
El espacio está dividido en 3 partes: la zona exterior con mesas altas para tomar unas cañas y picar algo, una zona intermedia de barra donde se preparan las bebidas y los cócteles con el buen rollo de los clientes que ya se han hecho fijos, y una zona interior con mesas (no recuerdo bien, pero si digo que hay 6 mesas igual exagero…). Interiorismo que ha puesto en valor los materiales existentes, como los elementos estructurales de madera o las paredes, que son los muros de piedra del edificio, junto con otros que nos encantan, como el papel pintado con palmeras y los helechos. Pero sencillo y sobrio.

MADRID-COOL-BLOG-NAVAJA-ventanales
Ahora que se nota (un poco) que nos gusta el sitio, vamos a hablar de la comida. El menú tiene 13 platos y 4 platos de raciones. Sï, tiene raciones de chorizo o salchichón, ahí se queda la relación más pura con la cocina gallega, porque luego llegan las Navajas Nikkei, el Ceviche de corvina y pulpo, y así todo. Empezamos con un par de Ostras da Pedra (3,5€ cada una) que vinieron acompañadas de dos Navajas Nikkei (2,5€ cada una), estas últimas cortesía de la casa. Ojo a la descripción de las ostras: Ostra edulis gallega al natural con mayonesa japonesa con salsa ponzu. Las navajas tienen cacahuete, jengibre y tirabeque entre otras cosas. Continuamos con la Ensalada de quinoa con pulpo (14€), con quinoa fresquita y pulpo crujiente y caliente, combinación que hay que probar.

MADRID-COOL-BLOG-NAVAJA-ensalada-quinoa-pulpoRematamos la faena con los Buns de presa ibérica (4€ cada uno) y con un Estofado norteño (14€), donde dejamos la cámara a un lado y nos dedicamos a disfrutar en exclusiva, cosa que ya nos ha pasado en alguna otra ocasión. Los buns se están poniendo muy de moda en la capital y éstos son una manera divertida de probarlos con ingredientes típicamente españoles. El estofado requiere todo el pan que no hayas comido hasta el momento, porque su salsa es potente y deliciosa, como no podía ser de otra manera con los trozos de carne que tiene.MADRID-COOL-BLOG-NAVAJA-ca%C3%B1as-y-tapas
El camarero de nuestra mesa nos explicó amablemente todos los ingredientes y las elaboraciones que tenía cada cosa que pedíamos, pero nos quedábamos absortos cada vez que dejaba cada plato en la mesa. Si quieres ver los ingredientes que tiene cada uno de los platos, los podéis ver aquí. Siempre preguntan si se es alérgico a algún tipo de alimento, porque sus creaciones son variadas y mMADRID-COOL-BLOG-NAVAJA-barrauy sorprendentes, como por ejemplo un Tataki de Atún con pimientos de Padrón.

Una visita a Navaja es parecido a ir a un restaurante de algún chef importante con reserva hecha con varios meses de antelación, solo que aquí el rollo es mucho más informal y canalla, mucho más malasañero.

MADRID-COOL-BLOG-NAVAJA-ostras-navajas

NAVAJA: LOS GALLEGOS DOMINARÁN EL MUNDO. EL PAIS EL COMIDISTA

EL PAIS EL COMIDISTA MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

En el Navaja se mezcla el producto gallego con sabores y técnicas de América Latina y Asia.
¿En serio? ¿Hay una invasión gallega?
Tengo la teoría de que los gallegos conquistarán el mundo. Bueno, y si no el mundo entero, sí conquistarán el escenario gastronómico nacional durante lo que queda de año y parte del siguiente. Argumentos no les faltan. Tienen un producto excelente, y si has pasado unos días en Galicia sabrás que los kilos de más son un souvenir con el que todo el mundo regresa a su hogar.

1443688444_238720_1443697910_sumario_grande
Pero, además, en muy poco tiempo han abierto o abrirán: 2estaciones (Valencia); Barra Atlántica (Santiago de Compostela); Bico y Frinsa La Conservera (Madrid) y Bobo Pulpín (Barcelona). Si eso no es un despliegue de primer nivel…
Vamos, que estás paranoico.
Un poco, como siempre. Pero aquí lo importante es Navaja y no mi salud mental.
Pimientos de Padrón en vinagreta exótica, deliciosos.
Ahí que voy: Navaja abrió hace 4 meses en Malasaña. Es un restaurante informal de carta reducida –una docena de platos– y una cocina que mezcla producto gallego con recetas, técnicas y sabores de Asia y América Latina. Una especie de cocina fusión que, según sus propietarios, quiere ser un homenaje a los gallegos emigrados.
Eso de mezclar cilantro y grelos, no sé yo…

1443688444_238720_1443697745_sumario_grande
La mezcla funciona muy bien. Un ejemplo son los pimientos de Padrón que me sirvieron de aperitivo, vienen fritos y macerados en soja, comino y vinagre de arroz; un plato sencillo y con un punto de acidez buenísimo.
El aguachile está tremendo, lo elaboran con gambón austral –para contener costes– y una leche de tigre de marisco gallego y guindilla, vamos que sabe a mar y pica, justo lo que tiene que ser un aguachile. Este plato sólo podría mejorar si además de acompañarlo con polvo de totopo, batata, quinoa y cebolla encurtida con vino blanco, viniera con una cuchara; para no dejar gota.
El tataki de atún es sabrosísimo, además de bello y generoso. El pescado se marina en el mismo aliño que los pimientos de Padrón y lo rodean bocaditos de aguacate rebozado, causa limeña, mayonesa de chipotle y salsa chalaca. Comerlo es como tener fuegos artificiales en la boca.

1443688444_238720_1443697579_sumario_grande
Ácido y picante, como debe ser.
La xouba –sardinilla–, rebozada en panko con mayonesas de rocoto y ají amarillo, es para dippear hasta mojarse los nudillos.
No tiene mala pinta, no. ¿Todo estuvo igual de bien?
La navaja, pincha un poco en sabor.
Todo estuvo muy bien, pero en algunos platos la navaja se queda roma. Con esta brillante y pedorra metáfora quiero decir que tanto la ostra a la piedra, la navaja nikkei y el tartar japonés no tienen la fuerza de otros platos. A mi humilde paladar le pareció que les faltaba ácido y picante, matices que hicieran más evidente esa influencia latinoamericana que se quiere dar a la carta. Al comentarlo con Alex, uno de los propietarios, me dijo que es difícil encajar estos perfiles de sabor entre sus clientes, así que optan por suavizar algunas preparaciones.

1443688444_238720_1443697465_sumario_grande
Como no es el primer restaurante en el que me sucede lo mismo, animo a todos los lectores de El Comidista que nos organicemos en una plataforma de promoción del picante y el ácido (no lisérgico).
Sardinilla crujiente con publicidad subliminal de cerveza.
Pues no está mal que bajen el picante, ¿qué tal el bebercio?
Tienen una carta muy corta de vinos y tiran las cañas más que bien. Y no hace falta más, Navaja es un restaurante para ir a divertirse con amigos y no para dárselas de entendido sumiller. Además, su carta encaja mucho mejor con cerveza, desde mi punto de vista.
¿Nada más?
Por ejemplo, que el interiorismo es muy bonito. Mezcla este estilo romántico de pared descascarillada con superficies de madera clara sin pulir y luces tenues. No es para prometerse en matrimonio –o sí, depende de lo ñoño que seas– pero sí para la previa de un romance fugaz –o casquete–.
Por último, y antes de pasar al vil metal, me han dicho que las cenas son muy moviditas, que se pone hasta los topes y el ambiente es bastante festivo. Yo fui a mediodía y me pareció un oasis de tranquilidad. Por cierto, trabajan ininterrumpidamente desde la una del mediodía.

Estupendo, ¿y el vil metal?
El precio es más que razonable. Por 30 ó 35 euros sales comido, bebido y feliz.

AVENUE ILUSTRATED encuentra a NAVAJA

1A medio camino entre la comida gallega, tierra que vio
nacer a sus propietarios Libia Veiga y Álex Álvarez, y la
comida peruana con muchas influencias asiáticas nace en
el 2015: Navaja. Situado en el mítico barrio de Malasaña,
el restaurante rinde homenaje a los gallegos emigrados
con una apetecible carta (una docena de platos) basada
principalmente en pescados y mariscos sin olvidar olvidar
los productos cárnicos de la terriña. Con un especial
encanto, el interiorismo del pequeño local atrapa a todos
los visitantes: el papel pintado con palmeras, los helechos,
el color de sus sillas, el suelo, las paredes que son los
muros de piedra del edificio, la madera,… Un conjunto
estético que le confiere la calidez suficiente para querer
volver. Una cita ineludible en la calle Valverde 42, para los
amantes de la fusión.
http://www.restaurantenavaja.com

NAVAJA: UN GALLEGO CON ESENCIA NIKKEI. amesapuesta.net

Hace unos días estuve en Navaja, una mezcla entre comida gallega y peruana que me sorprendió gratamente. Platos elaborados en un local desenfadado y a un precio más que aceptable. Sabores y mezclas sorprendentes… Calidad-precio uno los mejores sitios que he probado últimamente.

Localizado en la calle de Valverde nº 42 (Malasaña), el local es acogedor y pequeño. No admiten reservas (no puede tenerlo todo), lo que tiene bastante sentido viendo el éxito que tiene el sitio y lo ricos que están sus platos.  

Empezamos la cena con un aperitivo de pimientos fritos con patatillas. Seguimos con un tataki de atún, muy rico y bien presentado, acompañado de una salsa algo picante y croquetas de aguacate.

Dos buns, de presa y cangrejo (el segundo de cangrejo buenísimo, el de presa podría mejorar).

También pedimos dos navajas, que no podían faltar. Muy conseguidas… aderezadas con lima, jengibre encurtido, cebolla china, tirabeque, soja, picante (habanero) y cacahuete machacado. Yo no soy de navajas y me ENCANTÓ.

Otro de los aciertos fue el aguachile black tiger: los langostinos con sésamo, leche de coco, cebolla roja y batata dulce. Una mezcla de sabores increíble, muy thai.

Muy buen descubrimiento que repetiré más de una vez.

Dirección: Calle de Valverde, 42, 28004 Madrid
Teléfono:636 85 23 04
Precio medio: 25-30€ con vino.
navaja-restaurante-madrid